¿Piensan nuestros servidores públicos en Internet como en un juguete?

 

por Luis Rejas Alurralde

Esta semana pasada hemos visto en las redes sociales varios ejemplos sintomáticos y preocupantes de la importancia que se le da en las instituciones públicas a Internet comomedio de interacción con los ciudadanos. Hemos comprobado que la ATT tiene totalmente olvidados sus canales en las redes sociales, han eliminado el chat de atención al ciudadano en su página web hace ya un tiempo, hemos visto la página web de la Cámara de Senadores con el anuncio de “suspendido por falta de  pago”, continuamente comprobamos cómo los canales de comunicación en Internet de una infinidad de instituciones públicas no sirven para obtener información, obteniendo el silencio por respuesta, hemos sido testigos del ataque exitoso por parte de piratas informáticos, presuntamente chilenos, a la página de la policía boliviana www.policia.bo y más serio aún, también han difundido los contenidos de una serie de correos electrónicos militares bolivianos, entre ellos el de un departamento de inteligencia.

Aunque, por el contenido, no parece haber nada comprometedor, me llama la atención que hayan varios usuarios, en estas instancias y para estos propósitos, de servidores de correo extranjeros y de software  propietarios que no garantiza la seguridad en sus comunicaciones (he visto algún correo de  Yahoo y documentos en formatos utilizados por Microsoft). He comprobado en carne propia cómo el Ministerio de Educación tiene totalmente ignoradas las posibilidades que las tecnologías telemáticas ofrecen para atender e informar a los ciudadanos y prefieren hacer prevalecer la vieja burocracia que obliga al ciudadano a desplazarse físicamente, hacer colas y soportar los malos tratos y mala atención de sus “servidores públicos”. Algo de lo que escribiré y documentaré en otra ocasión.

A tenor de lo visto últimamente, estamos muy lejos aún de unas prácticas de gobierno electrónico eficiente ya que parece que la burocracia de la ineficiencia se niega a jubilarse  y parece que nuestro funcionarios (con honrosas excepciones) se empeñan en ignorar las tecnologías y procuran, más bien, adaptar estas a su cansina burocracia para conseguir que, usando las tecnologías, los procesos permanezcan igual de lentos y molestos para el ciudadano. Estamos también lejos aún del concepto de seguridad y soberanía tecnológica. Efectivamente, todo esto hace pensar que nuestro servidores públicos piensan que Internet es un simple juguete y hacen que se vea a nuestro país como un país de juguete en cuanto a gobierno electrónico, seguridad y soberanía tecnológica se refiere.

 

Luis Rejas Alurralde

Miembro del colectivo Más y Mejor Internet para Bolivia

http://www.masymejorinternet.org.bo/

http://dolordecabezacontigo.blogspot.com/